La persona que quiere descubrir una infidelidad por parte de su pareja, suele requerir los servicios del detective privado en última instancia, cosa que se puede llegar a entender, pero de forma habitual al final deciden llamar a un detective cuando ya se han seguido una serie de pasos, que son un error por parte de los clientes.

Al cometer estos errores las personas que tenemos que investigar ya están alerta, son más precavidos y planean muy bien sus encuentros, lo que dificulta bastante la investigación llegando a alargarse en el tiempo. Vamos a exponer algunas cosas frecuentes que suele hacer la persona que sospecha una infidelidad.

6 errores para descubrir una infidelidad

Intentar seguir a su pareja a modo de detective por la calle

Sospechas que a esa hora va a quedar con el/ella y decides seguirle, te metes en el coche de un familiar y le sigues mientras tu pareja va andando a pie por la calle y te vas parando en doble fila a cada momento. Nada más contraproducente, puesto que son movimientos de los mas sospechosos y si eres descubierto puedes tener serios problemas con tu pareja. Seguirle por la calle puede desembocar en una «pillada» casi segura, puesto que te reconocerá a distancia y sospechará que le estas siguiendo con la correspondiente discusión posterior. Otra manera que suelen utilizar es mandar al amigo o la amiga a seguir a la pareja, con la consecuencia de que si le descubren, puede tener serios problemas, ya que los únicos que estamos legitimados para ello somos los detectives privados.

Espiar el teléfono móvil

¿Quién no se ha sentido tentado alguna vez a espiar el teléfono de su pareja cuando ha habido sospechas de una infidelidad? Se deja el teléfono móvil en casa y…no hay resistencia. Pues es un error fatal, puesto que es una invasión a la intimidad de las personas y violar el secreto de las comunicaciones es algo muy serio, aunque sea tu pareja. De hecho si hay algo sospechoso, la primera reacción que se pasa por la cabeza es decírselo, y hay consecuencias legales si la otra persona decide denunciarte. Ni siquiera los detectives privados estamos legitimados para ello, no se pueden intervenir conversaciones entre dos personas,  con la única excepción que formes parte de ella o haya un mandamiento judicial. Hay muchos programas para espiar los teléfonos móviles que se publicitan siendo la mayoría ilegales. La desesperación y la incertidumbre puede provocar que se usen estos métodos, pudiendo llegar a traer consecuencias muy graves, ya que si su pareja denuncia puede ser juzgado penalmente como un delito que está tipificado en el artículo 197 del Código Penal y está penado con pena de prisión de 1 a 4 años de cárcel.

Control de Whatsapp y redes sociales

Cuando hay un pensamiento constante de que te están siendo infiel, es algo tormentoso que puede llegar a ser obsesivo. Es el caso de las parejas que miran constantemente a que hora se conectó por última vez en Whatsapp, aunque gracias a la última actualización eso ya se puede configurar para que ese dato no aparezca.

En los casos más graves están el de hacerse pasar por la pareja manteniendo una conversación con la persona sospechosa

El dichoso check azul, «le he escrito, lo ha visto y no me ha contestado». Cada vez más control, puede ser que estuviera conduciendo, esta en el trabajo y no puede en ese momento, está manteniendo una conversación con su madre, en fin mil cosas, pero no…esto es motivo de discusión y sospechas en muchas parejas hasta el punto de romper una relación.

En las redes sociales sucede algo parecido, he puesto una foto y no le ha dado a «me gusta», sin embargo si le ha dado a me gusta a la de la chica de su clase, trabajo, academia…¡uy que raro! aquí empiezan los celos. En muchas ocasiones intentan entrar en su red social personal para espiar los mensajes privados en busca de la prueba que corrobore sus sospechas, estamos en el mismo caso del punto anterior, violación de la intimidad y el secreto de las comunicaciones, no es ninguna tontería. En los casos más graves están el de hacerse pasar por la pareja manteniendo una conversación con la persona sospechosa, esto es una suplantación de identidad también con consecuencias graves.

Llamar por teléfono a un número sospechoso que había en la agenda de su teléfono

Quieres saber quien es, si responde alguien del sexo opuesto ya está liada. Si encima es la persona con la que está siendo infiel, se lo contará a tu pareja y ya extremarán precauciones e incluso pasarán un tiempo sin verse, hasta que se calmen las aguas, decides contratar un detective privado y no ocurre nada de nada, ¿como puede ser?. Porque se ha levantado la liebre y han decidido ser más cautelosos y precavidos. Incluso en ocasiones los celos hacen que se lleven a cabo amenazas telefónicas a la otra parte, por el simple hecho de tener comunicación con tu pareja y ni siquiera sabes si es esa persona la causante del problema.

Infidelidades

Excesivo control a base de preguntas y reproches

En numerosas ocasiones los clientes que nos llaman, ya han puesto en sobreaviso a sus parejas, a base de preguntas de control hacia las mismas, incluso les han llegado a decir que van a vigirlarles, o a contratar un detective privado. Habiendo hecho esta serie de cosas, lo más probable es que la persona a la que estemos intentando descubrir vaya con ojo avizor por todos lados, de hecho ha habido investigaciones en las que la persona que debíamos investigar por infidelidad, cada vez que salía de su casa miraba primero a todas partes antes de salir, con la sospecha de que hubiera alguien vigilando. Aunque al final se descubriera, dificulta bastante la labor, incluso en ocasiones se alarga la investigación por el hecho de que los encuentros dejan de ser tan frecuentes, porque saben que sus parejas están al tanto.

Ojo por ojo, diente por diente

Aún sin saber si realmente hay una infidelidad de por medio, deciden darles de su propia medicina, sin darse cuenta que de momento son solo sospechas, incluso a veces se queda solo en una sospecha, puesto que a las personas muy celosas les traiciona la imaginación hasta el punto de cometer verdaderos errores. Sienten despecho y deciden hacer lo que ellos piensan que su pareja hace, o crear celos en su pareja para llamar la atención, llegando a romper la relación por una mala comunicación. Hacer este tipo de cosas puede costar una ruptura sin sentido. No des por hecho que te engaña, en ocasiones son malos entendidos, inseguridades o malas rachas en las que malinterpretamos cualquier actitud fuera de lo habitual.

Estas son algunas de las cosas que no deben hacerse y que la mayoría de la gente hace, se pasa muy mal con la incertidumbre y el pensar que te están engañando, lo sabemos. Pero si estás pensando contratar un detective privado no lo hagas si quieres tener la prueba, o si quieres salir de dudas. Ya que al no estar tu pareja en sobreaviso sabrás a ciencia cierta si se confirmaban o no tus sospechas. Si estan sobrealerta, puede que no suceda nada, pero solo de forma temporal. El método de actuación de un profesional será siempre planificado y adaptado al caso concreto.

¿Te has sentido identificado/a con algunas de estas actitudes? Seguro que si. Los detectives privados somos imparciales y objetivos, por lo que si decides salir de dudas y contar con sus servicios, no cometas este tipo de errores y si quieres descubrir una infidelidad consulta tu caso a un profesional.